25 nov. 2012

"La venganza de Isabeau".


" Lejos del poder y de sus vicios, en la verdadera riqueza de las almas y de los corazones, no seas otro si puedes ser tú mismo" (Paracelso).
¡Hola chicos!

Es cierto que ayer os traje el primer libro de la saga que Mireille Calmel escribió y que la catapultó a la fama, consolidándola como escritora ("El baile de las lobas"). En esta tercera entrada me gustaría hablar sobre el segundo y último libro que completa a la misma.

Se trata de "La venganza de Isabeau". En este libro Mireille continúa el lazo que dejó apuntado al final de "La habitación maldita", entretejiendo una hebra que, conforme vas leyendo, parece no tener fin, que te engancha y que, es cierto, a veces te pierde. Mezcla en esta ocasión la alquimia, la aventura y las antiguas leyendas para dar lugar a un argumento intrépido y fantástico, que te absorbe y que no te deja salir a la superficie hasta que no terminas el último punto y final. 


"El corazón de Isabeau guarda desgarradores recuerdos. Condenada a apartarse de sus seres queridos, ha perdido a su preciosa hija por culpa de François de Chazeron, ese maldito que la violó en su juventud y regía sus dominios como un verdadero demonio. Casi un lustro después, Isabeau se ha convertido en la costurera del rey y regenta en París un negocio de telas y bordados. Y entonces llaman a su puerta su hermana Albérie, una loba gris y una niña de nombre Marie... Juntas por primera vez, las cuatro lobas se prepararán para el enfrentamiento decisivo contra François de Chazeron".



Sin embargo, es necesario hacer un esfuerzo grande para acordarte de lo ocurrido en el primer libro ("La habitación maldita"), pues Mireille tiene el don de relacionar cada detalle, lugar y sentimiento anterior con lo nuevamente escribe. Como ya dije ayer, no es un libro que atraiga a los lectores tradicionales llamados por las historias de contexto histórico o, en su defecto, criminal. Son libros que combinan mucha invención e ilusión, creando un mundo de fantasía imposible pero que atrapa. Es necesario tener una mente capaz de adaptarse y adecuarse a cada giro que Mireille propone con el paso del argumento, de entender las situaciones descritas y de imaginarse las situaciones a que ha dado lugar.

Sin duda, un gran ejemplo de maestría imaginativa.

"Extraño día, en verdad. Me siento libre. Libre de vivir por fin lo que tenía que callar. Libre de reír o de llorar. Libre de volver a amar. Tendré otros hijos de otro hombre. Seré feliz. Ése es el orden de las cosas. ¡Que François de Chazeron se vaya al diablo!" ("La venganza de Isabeau").


¡Gracias por el pellizco de vuestro tiempo!

1 comentario:

  1. Pues es interesante tanto la trama como lo que cuenta pero en estos momentos que ando muy agobiada y me da que va a ser así hasta enero/febrero...necesito novelas más ligeras, me va por épocas.
    Gracias por la reseña que no la conocía, ni esta ni su primera parte jeje
    Un beso!

    ResponderEliminar